32 comentarios en “Carta de Apoyo a Benedicto XVI

  1. La madeja se va deshilvanando. No hay casualidades.
    febrero 3, 2009 at 11:52 pm

    Lentamente la madeja se va desenmarañando. Otra prueba de que el ataque contra Mons. Williamson es un tiro indirecto al Papa Benedicto. Quizás ya haya pasado los límites de la tolerancia que el entorno curial progresista le asignó, y ahora esperen hacer una suerte de coup d’Etat, obligarlo a torcer el rumbo o bien neutralizar toda capacidad de maniobra del Pontífice. El Papa tiene a su favor su profundo conocimiento del who’s who vaticano.
    Y a Dios, que no es poca cosa. ”

    Oremus pro Pontifice Nostro Benedicto”.

    ____________________________________________________________
    Al cura malo, lo castigan…

    Al cura bueno, lo toleran…

    Al cura santo, le hacen la guerra…”
    ____________________________________________________________

    “Dime quién te critica, y te diré quién eres”….

    Esto debe mover a los tradicionalistas escépticos a discernir las verdaderas intenciones del Sumo Pontífice y dejar a un costado alambicadas especulaciones sobre trampas y segundas intenciones. En todo caso, si a priori pudiera haberse sospechado, su resistencia al embate de estas verdaderas fuerzas malignas es prueba de la rectitud de su opción final, y de un coraje admirable para sostener sus decisiones.

    …………………………………………………………………………………………………….

  2. La madeja se va deshilvanando. No hay casualidades.
    febrero 3, 2009 at 11:54 pm

    Elaborar nuevas intrigas a fin de dar al traste con el proceso.

    El Papa es de edad avanzada y el colegio de cardenales tiene muchos miembros modernistas, que pueden sucederlo.

    !Ojalá me equivoque¡

  3. febrero 5, 2009 at 1:33 am

    Con mas razón es tiempo para que los católicos fieles no rindan armas, y trabajen con mas fuerza en esta lucha contra el poder de las tinieblas, pues aun cuando el Santo Padre tenga una buena intención, el Concilio Vaticano II (semillero de una Curia modernista) es el principio “no negociable” que se exige como condición para “ser reconocidos en el perimetro “oficial” de la iglesia conciliar.

    la “imprudecia” de Monseñor Williamson lo ha hecho el “conejillo de indias” para atacar directa o indirectamente al Papa…. “Dios quiera que el pueblo de Israel, se quite la ceguera y reconozca a Jesucristo como su Salvador”.. y mientras eso suceda “que ellos rompan todo dialogo Hipócrita con la Iglesia, la cual tienen atada de manos…

    ¡¡YA NO PODEMOS ORAR POR LA CONVERSIÓN DE LOS HEREJES, INFIELES Y PAGANOS!!, pues la “Curia” se ha convertido en un “organismo pacificista” que ha mudado la verdad por las fabulas……. Y una verdadera restauración de nuestra Iglesia, no se dará jamas, mientras los Judíos y demas infieles, tengan en sus manos al Papa y a la Curia, por eso “esos” cuando ven que el Papa quiere la tradición, se desgarran las vestiduras, y quieren ver sangre, no contentos con la derramada por Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz.

  4. febrero 5, 2009 at 3:33 am

    Firmado. ¿Sabes con quien debo ponerme en contacto para que incluyan un banner de mi bitácora como han hecho con la tuya?

  5. Gerardo
    febrero 5, 2009 at 11:07 am

    La imprudencia del Obispo Willamson ha dado pretexto a los enemigos de la Iglesia de atacarla.
    Sin embargo deberíamos de preguntarnos:

    1.- Sí alguien niega las camaras de Gas ¿Está en contra de la Fé católica?
    A lo mucho demostrará que es un ignorante en el tema, pero que en cuestiones de historia y de la vida no cada quién piensa lo que quiera y hay libertad de expresión.

    2.- Algunos judíos y ateos niegan la existencia de Cristo.

    Sólo por esto los vamos a condenar y el PAPA debería de cortar relaciones con Israel.
    Claro que No; los católicos si respetamos lo que algunos piensen o crean; estarán equivocados, pero los respetamos.

    (Ojo: Negar la existencia de Cristo es también negar su sacrificio y muerte)

    Entonces ¿Porqué lo judíos pueden una vez mas rasgarse las vestiduras y nosotros no?

    3.- Me estoy enterando de que en Alemania esta penado con cárcel negar el holocasuto, y estoy sorprendido.

    ¿ Acaso esto no es ir en contra de la libertad de expresión? ¿No que muy liberales?

    ¿Qué No ir en contra de la libertad de exresión es algo contra los derechos humanos?

    No cabe duda el que las hace no las conciente.

    PD,.- Que conste : Yo si creo en el holocausto lo condeno, así como al régimen Nazi, que fué quién lo creo.

  6. Felipe
    febrero 5, 2009 at 6:18 pm

    Embajador:

    La verdad no se, de hecho me di cuenta hasta que escribiste.

    Saludos!

  7. Virgilius
    febrero 5, 2009 at 9:26 pm

    Habra que añadir un undecimo mandamiento, que seguro se le olvido a Dios cuando le
    dio las tablas a Moises:

    XI- NO NEGARAS LA SHOA, SO PENA DE SER EXCOMUNICADO.

    Podria yo ser politico pro-aborto, doctor abortero, asesino, negar la divina presencia en
    la Eucaristia, la Inmaculada concepcion o ser un ladron como el ex-preseidente Fox y recibo mi comunion, pero si expreso una duda de un acontecimiento historico, tragico, si, pero uno de tantos en la sangrienta historia humana, COMETO PECADO MORTAL(????????!!!!)

    Ahora si que este va a ser articulo de fe, el nuevo dogma , la adoracion al holocausto.
    Que tiempos vivimos. Dios que nos proteja y la Virgen que no nos desampare.

  8. Call Zorbin
    febrero 13, 2009 at 9:54 pm

    Señor Felipe:

    Hay una novena valiosa que encontre en:

    http://rorate-caeli.blogspot.com/2009/02/novena-for-pope-february-14-22.html

    Para rezar por el Papa en medio de esta tormenta.

    Le mando un abraso,

    Caleb Zorbin

  9. Tarcisio Bertone.
    febrero 19, 2009 at 1:15 pm

    Carta del Secretario de Estado de Su Santidad

    La Comisión Permanente ha tenido conocimiento de una carta del Secretario de Estado de Su Santidad, Cardenal Tarcisio Bertone, al Presidente de la CEE, Cardenal Antonio Mª Rouco Varela, recibida ayer mismo, en la que le transmite el agradecimiento del Papa Benedicto XVI por la cercanía espiritual que los obispos españoles le han mostrado ante los sucesos acaecidos después de la remisión de la excomunión en la que incurrieron los cuatro obispos ordenados sin mandato pontificio en 1988 por Mons. M. Lefebvre.

    El Santo Padre –señala en la carta el Cardenal Bertone – “agradeciendo vivamente las oraciones ofrecidas por su Persona y su ministerio de , invoca sobre Vuestra Eminencia y sobre todos los obispos españoles abundantes gracias divinas que les alienten y sostengan en su servicio pastoral al pueblo de Dios”.

  10. marylua
    febrero 19, 2009 at 4:34 pm

    la oracion, fuente inagotable de luz,verdad y paz..
    Dios Bendiga al santo padre Benedicto XVI y El espiritu santo lo mantenga fuerte,firme y fiel.
    que con gran valentia nos sigua conduciendo por el camino de la verdad y la vida..
    Que la madre de nuestro senor Jesus lo proteja de todo mal y todos los angeles,santos sean su mas fervientes aliados en esta lucha contra ese mundo infiel que no quiere amar ,perdonar y escuchar la voz de quien tanto les ama..

    mary

  11. Vicepresidente de la Conferencia del Epìscopado francès.
    febrero 19, 2009 at 5:18 pm

    ¿Quién tenía interés en manchar la reputación de Benedicto XVI?

    Opiniones (0)
    Mons. Williamson, cuyas afirmaciones son intolerables, no ha vuelto a la Iglesia Católica y todavía no depende de la autoridad del Papa.

    Hippolyte Simon

    No sé si estoy enfadado o decepcionado, seguramente las dos cosas, pero el asunto supera los límites. Por eso digo: ¡basta! Basta con el movimiento mediático en contra del Papa Benedicto XVI, por el hecho de que “hubiera reintegrado a cuatro obispos integristas”, uno de ellos negacionista declarado. Esta declaración es una calumnia, no una crítica, y es fruto de una desinformación.

    Antes de manifestar lo que se piensa ante las decisiones del Papa hay que decir, repetir y subrayar que estos cuatro obispos no han sido reintegrados. Mons. Williamson, cuyas afirmaciones en la televisión sueca son efectivamente intolerables, no ha vuelto todavía a la Iglesia Católica y todavía no depende de la autoridad del Papa.

    Concedo mi indulgencia a todos los periodistas que han podido confundir, de buena fe, la supresión de la excomunión con la reintegración simple y llana. Las diferentes categorías utilizadas por la Iglesia pueden llevar a confusión el gran público. Según el Derecho de la Iglesia, no es lo mismo en absoluto. Si confundimos los conceptos, nos convertimos en víctimas de las simplificaciones que sólo sirven para satisfacer las intenciones de los que buscan provocar.

    Habitualmente, el gran público tiene derecho a exigir de un periodista deportivo que sepa distinguir, por ejemplo, entre un corner y un ensayo. ¿Por qué la Iglesia no tendría el derecho de gozar de un vocabulario técnico? Retomemos pues lo que ha pasado. Después de la elección del Papa Benedicto XVI en abril 2005, los obispos de la Fraternidad de San Pío X, fundada por Mons. Lefebvre, han pedido retomar el diálogo con Roma con dos condiciones previas: primero, la liberalización del Misal de 1962, lo que fue hecho de motu proprio en julio de 2007. Segundo, el levantamiento de las excomuniones. ¿Qué significa levantamiento de las excomuniones? Cuando Mons. Lefebvre desobedeció ordenando a cuatro obispos a pesar del asentamiento formal del Papa, es como si hubiera caído automáticamente una barrera y que se hubiera puesto un semáforo en rojo para señalar que “ha salido”. Mons. Lefebvre ha muerto, que descanse en paz. Hoy, sus sucesores dicen al Papa: “Estamos preparados para retomar el diálogo, pero queremos un gesto simbólico de su parte. Queremos que levante la barrera y que ponga el semáforo en ámbar parpadeante”.

    El Papa, queriendo favorecer el diálogo, levantó la barrera y queda por saber ahora si los que piden volver lo van a hacer. ¿Entrarán todos? ¿Bajo qué condiciones? No lo sabemos. Como dice el cardenal Giovanni Battista Re en su decreto oficial: “Hay que estabilizar las condiciones del diálogo”. Quizás el Papa, en un plazo que no conocemos, les dará un estatuto canónico. La condición previa al diálogo está levantada, pero el diálogo no ha empezado aún. La víspera del día en que el decreto del cardenal Re iba a ser publicado, una televisión sueca emitió las declaraciones negacionistas de uno de los cuatro obispos en cuestión, Mons. Williamson.
    “El pontífice, queriendo favorecer el diálogo, levantó la barrera y queda por saber ahora si los que piden volver lo van a hacer” El Papa, cuando firmó el decreto del cardenal, ¿podía conocer el discurso de Mons. Williamson? Muy honestamente, afirmo que no. ¿Qué significa esta coincidencia entre la firma de un decreto previsto para el 21 de enero, y entonces conocida por Mons. Williamson, y la difusión de las afirmaciones televisivas? ¿Quién saca partido del crimen? ¿Quién saca provecho del escándalo provocado por unas afirmaciones tan obscenas? La respuesta me parece límpida: al que, o los que, querían torpedear el proceso inaugurado por la firma del decreto. Sin embargo, si seguimos un poco estos asuntos y las diferentes intervenciones de Mons. Williamson es claro que este último no quiere por ningún precio la reconciliación con Roma. Este obispo ha usado el método de los terroristas: hace estallar una bomba (intelectual) esperando que todo el proceso de reconciliación vaya a descarrillar. Prefiere dejar un campo de ruinas antes que reconciliarse con los que considera como enemigos. Entonces digo con tristeza a todos los que han seguido la estafa, con voracidad o con dolor, y hecho la amalgama entre Benedicto XVI y Mons. Williamson: ¡habéis caído, inconscientemente, en la trampa de un provocador cínico! Además, le habéis permitido ir hacia un segundo objetivo: manchar con las peores formas la reputación del Papa. Un Papa en el que aquel provocador desconfía más que en nadie porque ve bien que este Papa arruina toda la argumentación sin fundamento de Mons. Lefèbvre. Me remito a un artículo que había publicado Le Monde, el año pasado, en el momento de la publicación del Motu Proprio: “Cuando leo, un poco en todas partes, que el Papa otorga todo a los integristas y que no exige nada en contraparte, no estoy de acuerdo: se lo concede todo sobre la forma de los ritos, pero desmantela totalmente su argumentación en el fondo. La argumentación de Mons. Lefebvre se basaba en una supuesta diferencia sustancial entre el rito dicho de San Pío V y el rito dicho de Pablo VI. No obstante, reafirma Benedicto XVI, no tiene sentido hablar de dos ritos. Podíamos, en todo caso, legitimar una resistencia al Concilio si pensábamos, en conciencia, que existía una diferencia substancial entre dos ritos. “¿Podemos legitimar esta resistencia, y con más razón un cisma, a partir de una diferencia de formas?”. Para Mons. Williamson, Benedicto XVI es infinitamente más temible que todos los que hacen la apología de la ruptura introducida por el Concilio Vaticano II. Porque si hay ruptura, entonces está confortado en su oposición a la novedad.

    Creo que haría falta desarrollar mi argumentación. Que cada uno me perdone por no remitir a los sitios de internet donde todo esto es visible, pero deseo sobre todo que cada uno acepte desconfiar de las provocaciones demasiado bien montadas. En cuanto a los que se obstinan a repetir que Joseph Ratzinger ha servido en la Juventud Hitleriana, que acepten de leer otra vez el testimonio que ha dado en Caen el 6 de Junio de 2004, para el 60 aniversario del Desembarco en Normandía y que se planteen luego lo que hubieran hecho a su vez… Que se levante hoy la voz hasta aullar no implica que en tiempos pasados uno fuera capaz de desmarcarse de los lobos de la época.

    Queda un punto, secundario pero muy grave: cuando se trata de asuntos tan sensibles, tendremos que referirnos a la comunicación de las instancias romanas. Después de la polémica de Ratisbona espero que los responsables de la Curia efectúen un serio repaso de los errores de su comunicación. En resumen, he vivido el evento así: miércoles 21 de enero, los medios integristas italianos que pensaban triunfar organizan una fuga en Il Giornale. De inmediato, el tam-tam mediático se pone en marcha.

    Pero nosotros, miembros de las conferencias episcopales, ¡no sabemos absolutamente nada! Y durante tres días, las noticias erróneas, que hablan a lo largo del día de reintegración, proliferan y se extienden por todas partes como la pólvora.

    Llega entonces la bomba de Mons. Williamson… Y sólo es el sábado por la mañana —tres días demasiado tarde—cuando recibimos el comunicado oficial del cardenal Re.
    Cómo queréis vosotros que podamos relanzar el debate sobre unas bases correctas?
    El cardenal Ricard lo había intentado, de una muy buena manera, pero el fuego se había extendido ya demasiado y nadie más podía escuchar una palabra razonable.

    “Cuando se trata de asuntos tan sensibles como estos, tendremos que referirnos a la comunicación de las instancias romanas” Ahora que el asunto se despeja, intentemos centrarnos de nuevo con tranquilidad. Como decía mi abuela: “De un mal Dios se puede hacer salir el bien”.

    El Papa Benedicto XVI, otra vez, ha sido cubierto de fango por muchos de los grandes medios de comunicación, excepto, gracias a Dios, el periódico La Croix y algunos otros más. Muchos católicos y gente de buena voluntad no comprenden el asunto y sufren por ello.

    Las máscaras han caído. Si, a pesar de todo esto, el diálogo continúa con los obispos de la Fraternidad San Pío X —bajo reserva, que pasen la barrera ahora levantada— se podrán distinguir bien las distintas posturas, porque todo el mundo sabe un poco mejor lo que piensan los unos y los otros.

    Para concluir, quiero dirigirme a los fieles católicos que pueden, no sin motivo, tener la impresión de sentirse un poco traicionados, por no decir despreciados, en este asunto:

    Meditad la parábola del Hijo Pródigo y hacedla actual con este acontecimiento. Si el hijo mayor, que primero se había negado entrar a la fiesta, dice que quiere finalmente volver, ¿vais a rechazarlo?”.

    Confiad en vosotros mismos y en el Espíritu que conduce la Iglesia y que también ha guiado el Concilio Vaticano II, para pensar que el simple hecho de la presencia presencia de este hijo mayor no bastará para estropear la fiesta. Dadle a este último invitado un poco de tiempo para acostumbrase a la luz de la Asamblea en la cual estáis.

    ……………………………………………………………………………………………………………………..

    Hippolyte Simon es arzobispo de Clermont y vicepresidente de la Conferencia de los obispos de Francia.

  12. AIN
    febrero 20, 2009 at 4:01 pm

    Con ocasión de la fiesta litúrgica de la Cátedra de San Pedro, el próximo domingo 22 de febrero, la asociación caritativa católica Ayuda a la Igelsia Necesitada (AIN) invita a los creyentes a “una jornada de ferviente oración por el Santo Padre”.

    Un comunicado de la asociación recibido por ZENIT y firmado por Joaquín Alliende, presidente Internacional de AIN, explica que en este domingo en que se “conmemora el particular encargo confiado por Cristo al primer obispo de Roma” se quiere rezar por el Papa “después del ruido” de los últimos tiempos.

    “El Papa Benedicto XVI ha sido injustamente atacado -denuncia el texto-. Se ha asistido a una vuelta de actitudes agresivas que parecían superados. Se han cometido graves errores por parte de algunas instancias de la Santa Sede, tal como afirmó el director de la Sala Stampa vaticana, padre Lombardi”.

    Según la asociación “se ha aprovechado la ocasión de estos errores objetivos para provocar una avalancha de agresiones” hiriendo “de forma grosera la dignidad del papado y a la persona misma de Benedicto XVI”.

    “Muchos han manipulado las informaciones. Otros han dejado caer frívolamente los fundamentos válidos de nuestra tradición humanista”.

    “Este comportamiento indigno hacia la verdad deteriora gravemente el diálogo entre la sociedad civil y las grandes religiones”, añade AIN, definiéndolo como “un signo de descomposición cultural” con el cual “se reavivan antiguas emociones sectarias”.

    “Se ha intentado debilitar a una figura moral irreprensible, uno de los grandes faros de esperanza para las nuevas generaciones”, observa.

    “En medio de tanto ruido, la personalidad histórica de Benedicto XVI emerge incólume, como uno que encarna racionalidad, sabiduría lúcida y extrema bondad. Así muchos jóvenes descubren en él un reflejo actual del Buen Pastor”.

    Por esto, la asociación invita “a todos aquellos que creen en el Dios de la verdad y del amor a una jornada especial de oración”.

    “Oremos para que el Espíritu Santo ilumine y sostenga al Papa Benedicto XVI como testigo profético del Evangelio de Jesús y como guía para una humanidad que anhela la paz”.

  13. Antonio
    febrero 21, 2009 at 1:21 am

    La nota del arzobispo de Clermont me parece de lo más rescatable que se ha escrito. Viniendo de Francia me parece extraordinario.

  14. marylua
    febrero 21, 2009 at 10:47 am

    cuando no entendemos el valor indescriptible de el gran tesoro que se nos a confiado
    “La Fe Catolica” mucho menos entenderemos el porque otros si lo defienden aun a costa de la misma vida..

    cuando la luz ilumina todo es claro y nada queda oculto…
    por eso es tan importante permanecer y ser oracion,vivir en oracion.
    podria dar toda una lista de el porque no entiendo porque se permitte tantas cosas.
    pero no lo hare..porque entiendo que todo llegara a su tiempo..

    la situacion es que todos nos enrredamos facilmente y; ese no es problema del Espiritu Santo ..que permanescamos fieles a lo que se nos a concedido es cuestion de fidelidad
    y una fidelidad que ha sido guiada y sostenida por una gracia especial, la gracia de la voluntad y el deceo de un Dios que cuida a los que ama UN DIOS UNO Y TRINO
    que entiende y conoce nuestra debilidad.. ..

    Errores,Pecados Imprudencias; que tire la primera piedra quien no ha dicho,hecho o pecado de tal forma que meresca uno la muerte…
    Y aun asi, El Padre Celestial tiene misericordia de nosotros..
    para ello nos dejo grandes testimonios..

    Judas, y aun asi jesus lo miro con ternura,compacion y dolor…

    Pedro ,y aun asi el maestro lo miro con gran compacion y perdono su imprudencia
    sanando las erridas de su corazon y suavizando su sentido de culpabilidad
    al preguntarle; Pedro me amas? no, una, si no tres veces, pedro me amas?

    a Maria Magdalena ,no solo le devolvio su dignidad de mujer e hija del padre celestial.
    la cubrio de hermosura celestial y es una de sus mas queridad y fieles seguidoras.

    en verdad que no conocemos al amor que sabe amar..
    en verdad que poco amamos porque poco conocemos al que sabe amar y perdonar..
    en verdad que pobres y tristes vivimos pretendiendo tener la razon, queriendo defender lo
    que bien tendria que ser causa de fortalecer nuestros lazos de amor fraterno como Iglesia que somos,cuerpo mistico de cristo..

    cuantas veces hemos escuchado; si un miembro del cuerpo sufre,
    todos sufren el mismo dolor.. pero nosotros no somos asi .. por que sera?

    El Santo Padre sabe lo que TIENE QUE HACER y la fraternidad de Pio X tambien.
    El santo padre los ama con gran amor paternal porque los conoce y conoce su amor de siempre…..esto nada, ni nadie lo podra cambiar..
    y mucho menos nada, ni nadie podra cambiar lo que es…
    no importa la persecucion, el martirio o la sangre y lagrimas derramadas..
    todo sera por amor, amor celestial.

    Es asi, como el santo padre ama a sus hijos
    Es asi, como sus hijos aman al santo Padre…
    el Espiritu Santo se encargara de ponernos a todos en nuestro lugar.
    lo tristie es que muchos de nosotros nos quedaremos solo con el conosimiento humano porque no nos atraveimos a mas…
    cuanto diera por que mi Mexico se levantara y entendiera de amor..
    Mexico, guarda silencio cuando mas tendria que amar y perdonar
    acaso no tenemos la madre mas amorosa de todas?
    acaso no nos ensena a ser fuertes,valientes y fieles al amor verdadero?
    acaso no nos ensena cada vez que vamos a la casa de Dios que esos brasos amorosos nos esperan para amarnos, perdonarnos y llenarnos de eternas bendiciones?
    porque somos tan injustos?
    porque pagamos mal por bien?
    porque nuestro Mexico no le da la bienvenida a un hermano nuestro,porque?
    Bishop Williamson nunca dijo no existio, solo dio la diferencia de numeros ..
    Y tal vez tienes razon es que fue grave su imprudencia..
    pero yo te pregunto cuantas imprudencias no he dicho yo o cuantas no has dicho tu
    como para que merescamos peor castigo?
    lei en un comentario que Bishop Williamson no tenia la talla de un verdadero Obispo Catolico por eso habia sido tan imprudente….! huM!!!
    y en un momento ese comentario me dio malestar..
    pero meditando creo que asta lo agradeci..
    es claro que es mejor la inocencia, y hablar por la conviccion que tenemos, aunque esto siempre nos va a llevar a tener enemigos y muchos nos van a querer matar..
    pero se hablo con la inocencia de hablar lo que uno entiende, sabe y conoce.
    muchos que tenemos autoridad preferimos morir por no tener enemigos y morimos guardando la verdad que no ofende, ni causa tormentas, ni causa persecuciones..
    asi todo esta bien,todo es bonito, todo es paz para que complicarnos la vida..

    pero no es la paz verdadera porque asta Jesus mismo lo dijo;
    “yo no he venido a traer la paz sino la guerra”
    bendita guerra que nos dara la paz..
    bendita persecucion que nos llevara a buscar asta encontrar la verdad que libera y da vida.
    benditos, ustedes cuando por mi causa los acusen y persigan…
    benditos!si asi fue con el maestro ,que esperamos nosotros?
    somos nosotros los que confundimos,exajeramos porque vivimos en la obscuridad y permitimos que esa obscuridad govierne nuestra vida..
    aun no somos libres y pretendemos creer o hacer lo que unos cuantos dictan para quedar bien o simplemente no ganar enemigos..

    Preferible ser amigo de la Cruz, que enemigo de la Cruz ..
    Dios Bendiga y tenga misericordia de Argentina..
    y de todos los paises que pretenden hacer justicia humana
    en contra de uno de los mas amados de su corazon; sus Sacerdotes..

    San Agustín dice que hay dos modos de redimir: uno, levantando a quien ya cayó en pecado, y otro, evitando que la persona caiga en pecado.

    De cual maestro estamos aprendiendo?
    de el que condena y mata ?
    o de el que perdona y da vida?..
    donde esta la iglesia que esta llamada ha habrasar al pecador?
    que triste situacion del que no entiende de amor..
    que triste porque se pretende vivir en luz . pero se vive en tinieblas..
    Urge la consagracion de Russia al Immaculado Corazon de Maria..
    ELLA ,La MADRE se escargara de lo demas..
    mary

  15. febrero 27, 2009 at 5:45 pm

    ¡¡Semper cum Petro!!
    Enhorabuena por este gran blog y saludos desde Santander, España.

  16. Martha
    febrero 27, 2009 at 8:18 pm

    Saludos, Juan,

    Hace unos años, estuve en españa, específicamente, en la catedral de Santiago de Compostela donde abracé al santito. :-)

    ¡Viva España! ¡Viva México!

  17. Francia el miercoles de ceniza.
    marzo 3, 2009 at 6:29 pm

    Communiqués de presse
    COMMUNIQUE DE PRESSE

    Mercredi des Cendres 25 février 2009 : lancement du Manifeste de Carême « Benoît, j’ai confiance en toi ! »

    Pour leur entrée en Carême, les catholiques « de base » ne font pas abstinence de leur fidélité au successeur de Pierre.

    En ce Mercredi des Cendres, et après un mois de polémiques, d¹anathèmes et de remises en cause de leur Eglise et de son Représentant, plusieurs associations catholiques lancent, à l’occasion du Carême, un site de soutien à Benoît XVI : « benoitjaiconfianceentoi.org ».

    Tous ceux qui le souhaitent peuvent signer ce manifeste de fidélité au Pape intitulé respectueusement : « Benoît, j’ai confiance en toi ! » Il s’agit de donner la parole à la grande majorité silencieuse de l’Eglise exclue des plateaux de télé qui se reconnaît pleinement dans la démarche d’unité, de miséricorde et de réconciliation poursuivie par Benoit XVI, dans la droite ligne de son prédécesseur Jean-Paul II et dans la fidélité au Concile Vatican II.

    Comme le rappellent les textes du Concile Vatican II, le Pape est le seul garant de l’unité de l’Eglise. Il est chargé de protéger « les légitimes diversités » et, en même temps, de veiller « à ce que les différences ne nuisent pas à l’unité, mais la servent » (Lumen Gentium, 13).

    Pour bâtir cette unité, ce même Concile Vatican II s’est engagé dans une démarche résolument œcuménique. Dès 1965, Paul VI et le patriarche de Constantinople ont levé mutuellement les excommunications qui pesaient depuis 1054 sur les Eglises catholique et orthodoxe. C’est la même démarche qu’a poursuivie Jean-Paul II en répondant par le Motu Proprio Ecclesia Dei Adflicta à la demande de réconciliation du Monde traditionaliste.

    Benoît XVI a poursuivi jusqu’à aujourd’hui l’oeuvre de ses prédécesseurs avec le Motu Proprio Summorum Pontificum et la levée de l’excommunication des quatre évêques ordonnés par Mgr Lefebvre.

    Nous voulons assurer Benoît XVI, très affecté par la tempête médiatique déchaînée contre lui, de notre attachement filial et de notre entière communion dans son effort de réconciliation. Les propos négationnistes scandaleusement destructeurs ou les accusations mensongères proférées quotidiennement dans les medias jettent un discrédit profond sur la personne du Pape.

    Les catholiques sont ainsi profondément blessés par cette campagne de dénigrement. En portant atteinte à la personne du Saint-Père et en mettant en cause sa sollicitude paternelle, on bafoue notre attachement à son magistère, mais également notre identité de chrétiens.

    En ce temps de montée vers Pâques, qui nous associe à la passion et à la rédemption du Christ, chacun de nous peut signifier le soutien qu’il apporte à son vicaire, en signant ce manifeste.

    A l’issue des 40 jours du Carême, ce texte, accompagné de la liste de ses signataires, sera porté à Rome, et remis à Benoît XVI à l’occasion des fêtes pascales.

    Le site « benoitjaiconfainceentoi.org » doit être, non seulement l’expression de notre fidélité au Pape Benoit XIV, mais aussi un véritable viatique entre les catholiques désireux de prier quotidiennement pour le Pape et pour son ministère pétrinien.

    Avec ce site-manifeste de Carême, il s’agit de répondre à l’appel de Jésus, porté par Benoît XVI avec tant de bonté, et de convertir nos coeurs à l’Amour du Christ et de son Eglise.

    Bon carême à tous !

    « Oui, Benoît, j’ai confiance en toi ! »

    avec le soutien de :

    TRANSEPT,
    UNITAS,
    TOUCHE PAS A MON PAPE !
    ANUNCIOBLOG

    El artículo dice que el Miércoles de Ceniza, en preparación para la Cuaresma y camino a la Pascua, los católicos comunes y corrientes deben mostrar su apoyo al Papa Benedicto XVI en estos momentos en que esta siendo atacado y para ello lanzaron un sitio:

    http://www.benoitjaiconfianceentoi.org

    Dice que las personas pueden enviar un mensaje como “Benedicto, tengo confianza en ti” u otros mensajes. Se trata de dar voz a quienes estan fuera de la televisión y los medios, a la gente comun que apoya el camino de reconciliación del Papa Benedicto XVI en la línea de su predecesor y del Concilio Vaticano II.

    El artículo cita una frase del Concilio Vaticano que expresa que el Papa es garante de la unidad, protegiendo la legítima diversidad en la Iglesia pero impidiendo que esta la separe. Menciona que el Papa, al quitar la excomunión a los cuatro obispos de la SSPX sigue el camino de Juan Pablo II que buscó la unidad de los tradicionalistas y de Pablo VI que buscó reconciliar a la Iglesia con los ortodoxos.

    Dice que el objetivo es apoyar al Papa con devoción filial en estos tiempos de tempestad mediática en que los enemigos de la Iglesia aprovecharon las frases negacionistas de Mons. Williamson para lanzarse contra el magisterio y persona del Papa, lo cual ofende a los católicos que defienden profundamente su identidad cristiana.

    Menciona que en Francia hace menos de un año que el Papa fue muy bien recibido y que ahora, por el contrario, se le ataca terriblemente y de forma desproporcionada y exagerada. Indican que los católicos no deben mantenerse pasivos, mas aun cuando viene la temporada de la Gran Cuaresma y la Pascua.

    http://www.benoitjaiconfianceentoi.org

  18. JUEVES
    marzo 10, 2009 at 7:57 pm

    “Será hecha pública, a mediodía del jueves, una carta de siete páginas que Benedicto XVI envía a todos los obispos de la Iglesia Católica para afrontar el caso del levantamiento de las excomuniones a los obispos lefebvristas y las polémicas por la entrevista negacionista de las cámaras de gas lanzada por el obispo Williamson”.

  19. Francia
    marzo 10, 2009 at 8:12 pm

    FRATERNITÉ SACERDOTALE SAINT-PIE X

    Le Supérieur de district

    B.P. 125 – F 92154 SURESNES Cedex , FRANCE – Té l . : 01 45 06 10 68 – Fax : 01 47 28 45 32

    + Suresnes, le 25 février 2009

    Aux responsables du site « Soutien à Benoît XVI »

    Chers Amis,

    C’est avec intérêt et sympathie que la Fraternité Saint-Pie X a suivi le magnifique succès de votre collecte de signatures de soutien au pape Benoît XVI pour son décret du 21 janvier 2009.

    Nous espérons vivement que cette lettre sera un baume pour le coeur du Souverain Pontife attaqué de toutes parts par les ennemis de l’Eglise.

    Nous vous demandons de transmettre notre propre reconnaissance à tous les signataires de cette lettre qui ont ainsi tenu à manifester leur joie pour ce geste du Pape envers les évêques de la Fraternité Sacerdotale Saint-Pie X.

    Bien que notre Fraternité ait toujours considéré les excommunications de 1988 comme nulles, nous sommes profondément sensibles au signe de compréhension de l’œuvre de Monseigneur Lefebvre que traduit votre lettre au Saint-Père. Nous n’avons jamais eu d’autre désir que de pouvoir mener le bon combat de la foi et, aujourd’hui plus que jamais, nous ne demandons que la grâce de le poursuivre avec tous ceux qui veulent œuvrer à la restauration de toutes choses en Notre Seigneur Jésus-Christ.

    Vous exprimant ma vive reconnaissance pour cette belle initiative, je vous prie d’agréer, chers Amis, l’assurance de mon respect sacerdotal dans le Cœur Douloureux et Immaculé de Marie,

    Abbé Régis de CACQUERAY

  20. felixsanchezoliva
    marzo 13, 2009 at 1:02 pm

    J.M.+.J.T.
    ESTIMADO VIRIGULIUS, Nuevamente le saludando deseando lo mejor, quisiera saber donde se pudieran conseguir, lo articulos necesarios para la celebracion de la misa del rito tridentino, por que al paraecer nuestro parroco anda interesado en celebrar la misa, donde conseguir el ara del altar, el misal del Beato JUan XXIII, las sacras y lo demas, aqui en Monterrey, Mexico, .por otra parte seguimos pidiendo para que el MOTUO PROPRIO del Santo Padre Benedicto XVI siga difundiendose en todo el mundo, y pese a sus opositores unidos por el ofrecimiento al Sagrado Corazòn de Jesùs, mediante el Sto. Sacrificio de la Misa, obras y demas siga prosperando, e invitamos a los demas lectores a que se unan a estas intenciones y ofrecer cada dia a la Sma.Virgen, Nuestra Señor el Rosario, para esta Buena Obra y demas necesidades del Mundo.

    Saludos su Affmo. en Cristo.

    !Alabado sea Jesucristo¡

  21. VIRGILIus
    marzo 19, 2009 at 6:51 pm

    Padre Sanchez Oliva, alabado sea Dios que Usted desea celebrar la Santa Misa del rito tridentino.
    Tengo el honor de conocer a un excelente sacerdote en Durango y el esta cerca de Ustedes.
    Puede Usted escribirme a mi correo ixtoc@yadtel.net y yo le dare todos los datos para que se
    contacte cpn el. Yo no me explico la oposicion tan tremenda a esta misa, si la celebramos
    por siglos y ESTA CANONIZADA. Yo me pongo a sus apreciables ordenes, para que la gente
    conozca este tesoro de Nuestra Santa Iglesia Catolica, que al salir a la luz, BRILLA COMO EL
    ORO BRUÑIDO. DEO GRATIAS!

  22. Gustavo antonio Rangel
    marzo 21, 2009 at 1:05 pm

    Benedicto XVI ante la critica progresista

    Por Gustavo Antonio Rangel

    Las acusaciones “gratuitas” que lanzan sectores progresistas contra la investidura del Sucesor de Pedro, nos lleva a reflexionar el por qué se empeñan en el descrédito de la autoridad pontificia; y al mismo tiempo, invita para aclarar sus inquietudes.

    Diócesis de Teotihuacán a 12 de Marzo de 2009

    ” Rezad por mí, con el fin de que no me amedrente, por miedo, ante los lobos “. Benedicto XVI.

    Teotihuacán, México.- Desde que el S.S. Benedicto XVI, fue electo Sumo Pontífice el 19 de abril de 2005, asumió el triple encargo de gobernar, adoctrinar y santificar a la grey de Jesucristo, bajo el lema “humilde trabajador de la viña del señor”; lo cual ha incomodado a ciertos grupos mal intencionados que continuamente “a vuelo de pájaro” ponen en tela de juicio su resplandeciente gestión pastoral, capacidad, virtud y lucida energía que desarrolla en lo cultural, espiritual y litúrgico.

    Muchos hijos que pretenden ser – y se llaman progresistas -, han desencadenado una constante cantidad de acusaciones “gratuitas” contra la investidura del Santo Padre, tan sólo porque -desde el inicio de su reinado- confió su servicio pastoral ininterrumpido e inquebrantable a la enseñanza de la VERDAD. Y esto les duele hasta “el tuétano”; motivo por el cual han exaltando con más fuerza la bandera del pragmatismo, nihilismo, relativismo, cientifismo, modernismo y postmodernismo.

    Muchos de ellos, que “salieron de entre nosotros, pero que no son de los nuestros”, parecen experimentar un vivo placer bajo una efervescencia de crítica violenta, que busca anonadar todas las acciones posibles del Sucesor de Pedro. Las condenaciones van por lo que dice, por lo que deja de decir, por lo que hace, por lo que no hace, por el modo como lo hace y por el modo como no lo hace, y si algo significa ello no puede ser sino un continuo lanzamiento de criticas acerbas, sin una gota de amor, ni respeto por el Sumo Pontífice.

    Lo anterior llevo a plantear la siguiente pregunta de los especialistas: ¿por qué se le combate tanto al Santo Padre?, y la respuesta de semejantes reproches son porque “se han cometido graves errores por parte de algunas instancias de la Santa Sede, lo cual ha sido ocasión para provocar una avalancha de agresiones, hiriendo de forma grosera la dignidad del papado y a la persona misma de Benedicto XVI”, respondió, Joaquín Alliende, presidente Internacional de la A.I.N, asociación caritativa católica de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

    No obstante, en medio de “la niebla”, la personalidad de Benedicto XVI, se sobrepone, y por extraño que pueda parecer resulta un peligro latente para las fuerzas contrarias a la Iglesia, que a decir de ellos, el Santo Padre y nadie más tiene la culpa de todo cuanto padecemos en la Iglesia. Y más aún, se considera peligrosa la figura del Vicario de Cristo, ya que ha cometido la audacia de condenar constante y categóricamente los graves problemas que afectan al ser humano de todo el mundo.

    Por esta última razón, el Jefe de la Iglesia Católica -por cuatro años-; ha ganado condenaciones de los sectores más radicales, a tales extremos, que los verdaderos cristianos “que por supuesto, son ellos” se ven obligados y no ven otra salida más que juzgar-criticar a su Santidad. Sin embargo, estas mismas personas que desean verlo callado, arrinconado y escondido en la Santa Sede, olvidan la divina promesa de Cristo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia” …y he aquí que “los poderes del infierno” no prevalecerán contra la Iglesia, porque ella está fundada en piedra…¡Vaya gruesas palabras para ellos; solemne profecía para nosotros!.

    *****

    La Iglesia que fundo Cristo es verdadera en sí mima e indefectible, no obstante de fallas humanas que puedan tener sus miembros. Y si examinamos que es integrada y dirigida por hombres, está expuesta incesantemente a deformación y corrupción. Por eso, los Papas, en todas las épocas, han tenido que enfrentar a problemas de diferentes modalidades, pero con el mismo fondo: codicia, lujuria, difamación y soberbia, que se traduce en ataques sinuosos a la Divinidad de Cristo y a sus miembros que lo representan.

    Sí revisamos cada una de las épocas de la Iglesia, nos topamos que volvemos siempre a dar en lo mismo: El Papa sufrió agravio y persecución, tal que algunos discípulos de la “Iglesia Primitiva” mejor predicaron en las catacumbas antes de gozar de la libertad otorgada por Constantino el Grande, cuando promulgó en 313, el Edicto de Milán. Y por esta situación, hubo tanto fervor que uno de los problemas al que enfrentó la Santa Madre Iglesia, es la rebelión hecha por alguno de sus hijos que se separaron de ella, argumentando fallas de la cabeza, que han “corrompido” al Cristianismo.

    Pero esta posición en contra de la figura del Papa -a lo largo de los siglos-, contiene afirmaciones gravísimas, como aberrantes, y ha sido un mar de críticas con profundidad de un milímetro. Así lo vemos con la separación de las Iglesias Orientales de Roma, promovidas por Focio; también, durante la liviandad e inmoralidad del Renacimiento, cuando Martín Lutero se rebeló contra el Papa León X; y los que le siguieron por el mismo camino torcido, abandonando a la verdadera Iglesia de Cristo.

    Es bien sabido que desde la Edad Media, se dieron muchos casos para producir desconcierto en la gente y su relación con la autoridad pontificia, que se prolongo hasta la Edad Moderna, ya que se sostuvo la tesis de que todo Papa que llegaba a la silla de Pedro, era ilegitimo, hereje, cismático y que en consecuencia, la Iglesia estaba acéfala, sin timón y sin rumbo fijo. Pues bien, cómo estaría la cosa que -los enemigos progresistas- durante el llamado “Cisma de Occidente” buscaron que la Iglesia cayera en confusión, aceptando hasta tres Papas que peleaban entre sí, con tal de llegar al Solio de San Pedro.

    Estudios serios han explicado que los ataques al Santo Padre, representa la codicia -disfrazada en plaga- y tuvo como objetivo, manchar la legalidad del Sumo Pontífice: primero minimizarlo y después, decapitar la cabeza del Cuerpo de la Iglesia. Pero hemos de decir que volvió a caminar gracias a la Divina Providencia y sobre todo por la promesa de Cristo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia”. Esto confirma que pese a trifulca en contra del sucesor de Pedro, el cuerpo siempre ha respetado la figura del Sumo Pontífice.

    Ahora bien, la Iglesia tiene plena conciencia de haber logrado mantener la unidad en torno a su Cabeza, por eso “los poderes del infierno” no han prevalecido-. Salvo excepciones a lo largo de los siglos que no progresaron, y más bien, fungieron más como “poda” que de daño. Tal es el caso que data allá por los ochentas del siglo pasado, cuando Mons. Marcel Lefebvre +, actuó con acciones intransigentes, creando una comunidad cismática que deformaron la lealtad al Vicario de Cristo.

    A la luz de lo anterior, recientemente se dio el caso de Mons. Richard Williamson, uno de los discípulos de la Fraternidad San Pío X, quien también, es integrante del mismo grupo de Lefebvre-; y causó “dolor de cabeza” a la Iglesia Católica, con pronunciamientos inapropiados que sacudieron y confrontaron las acciones del Santo Padre con la Comunidad Internacional. Por tal motivo, se confirma el -adagio teológico- que dice de todos los Papas: “durante su pontificado, en menor o mayor grado han vivido tiempos sumamente difíciles” y han combatido debilidades y bajezas, que han salpicado la divinidad de Cristo.

    *****

    Benedicto XVI, como actual Sumo Pontífice, pese a las dificultades e incertidumbres del mundo; siempre pide a los inconformes: obediencia y disciplinarse sobre los fundamentos naturales que la Iglesia sólo interpreta y mantiene; refiriéndose al campo doctrinal y moral, el respeto a la vida y dignidad humana, el desenfreno sexual que arrolla la castidad conyugal, el divorcio, la protección a los jóvenes y la Familia; así como, la promoción por la paz, que son -al fin y al cabo- basamentos de los derechos de Dios y de la Santa Madre Iglesia Católica.

    Entonces, ¿cómo es posible que sus detractores se empeñan en el descrédito de la autoridad Pontificia?…¿cómo es posible que los sectores progresistas señalen al Santo Padre y le pongan “etiqueta negativa” que lo mantiene encumbrado como ortodoxo que atenta contra la modernidad?…¿cómo es posible que los “neopaganos” soliciten a Benedicto XVI, permita el quebranto sobre sexualidad, matrimonio, aborto, eutanasia, disfunción familiar, celibato eclesiástico, sacerdocio femenino y otras calamidades de la postmodernidad?.

    Lo anterior es fuerte y deja mucho que desear; sin embargo, para el Papa, no hay nada mejor que salvaguardar el bien común en tres órdenes: Dios, el hombre y el mundo, según lo dicta la doctrina apostólica. Por eso, el domingo 22 de febrero de 2009, el Santo Padre ha pedido a la Grey “que lo acompañéis con vuestras oraciones a fin de que pueda cumplir fielmente la elevada misión que la Providencia divina le ha encomendado como Sucesor del apóstol San Pedro”.

    Y en respuesta, el cuerpo de Cristo de los cinco continentes le ha manifestado su más profunda adhesión y comunión eclesial, recordándole que “la grandeza de Dios brilla más en la pequeñez del hombre; o bien, para decirlo con frase rotunda de San Pablo, “la omnipotencia del Cielo, en la debilidad del hombre se perfecciona”. ( 2 Cor. 12, 9). Por citar un ejemplo, tenemos la hermosa carta que le envió Mons. Demetrio Fernández, obispo de Tarazona, en la cual resalta los errores de “los enemigos de la Iglesia que aprovechan todas las oportunidades para atacar al Papa”.

    Al mismo tiempo, el Emmo. Demetrio Fernández, reprendió a los hijos de la Iglesia que se hacen “gallitos”, oponiéndose a la autoridad pontificia. Además, fue contundente al señalar que “el Papa es el vicario de Cristo en la tierra, es el dulce Cristo en la tierra. El Papa constituye el signo de unidad de todos los discípulos de Cristo. Él sirve a la Iglesia proponiendo la verdad del Evangelio con la autoridad recibida de Cristo. Él gobierna la Iglesia con la misión de reunirnos a todos en la unidad querida por Cristo. El nos santifica con la gracia de Cristo. Él es como el padre de una gran familia, que merece el respeto y el cariño de todos sus hijos”, concluyó.

    Por eso, tenemos que Cristo escogió para que continuara su obra a S.S. Benedicto XVI; y él – en respuesta – ha sabido mantener a la Iglesia en los cauces de la Verdad y de la moral; meritos que aprendió en su infancia y adolescencia. El Santo Padre en varias ocasiones ha recordado que en el seno de la familia y en la guerra, forjo los cimientos que le ayudaron a descubrir la belleza y la fe en Cristo y los ha llevado con orgullo, siempre y a todas partes; buscando con ello, que nada impidiera reavivar su deseo de ser soldado del señor y colaborador de la verdad.

    Y congruente con este criterio, la misión vivificante del Santo Padre, descansa en su autoridad moral que ha crecido al grado de que su voz se escucha con más fuerza, convirtiéndolo en un líder espiritual de talla mundial; su acción pastoral sobresale por ser culto, educado, de ideas claras y firmes; rico en valores, de gran coherencia, de Fe firme, de esperanza cierta y caridad activa; además está preocupado por rescatar las raíces civiles, cristianas, y la pobreza espiritual que aflige al corazón del hombre contemporáneo y a su debilitamiento de lo ideales humanos y espirituales.

    Por ello, a Joseph Ratzinger se le recuerda -desde el año de 1982- cuando tuvo que cumplir delicados encargos de la Curia Romana, entre ellos, el de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; y ahora, como Sucesor de Pedro, llevado su pontificado a lo más alto con acciones que vislumbran a la Iglesia para que siga siendo UNA en torno a su cabeza y visible para el pueblo de Dios. Y sólo por no pasar por alto lo que se ha dicho, mencionamos siete razonamientos importantes de la acción pastoral del Vicario de Cristo:

    1- Benedicto XVI, ha hecho valer en todo momento la aceptación del Concilio Vaticano II, y en particular la Declaración “Nostra Aetate” sobre las relaciones con el judaísmo y con las relaciones no cristianas.

    2- El Santo Padre ha señalado en diferentes foros que en la Iglesia católica no hay espacio ni para el antisemitismo ni para la negación del Holocausto. Y ha expresado su solidaridad con el pueblo hebreo, diciendo que “la Shoah sea para todos advertencia contra el olvido, contra la negación o el reduccionismo”.

    3- Benedicto XVI se ha referido a la crisis de la Familia, como una de las preocupaciones más grandes de la Iglesia, y exhorta a los sacerdotes a ser “heraldos” de la indisolubilidad del matrimonio, tratando con afecto a todos, también a los divorciados vueltos a casar. “El punto de partida es para ayudar a los cónyuges a descubrir la realidad natural del matrimonio y su importancia en el plano de la salvación”, puntualizó.

    4- El Vicario de Cristo, es un maestro e investigador del imperio de la verdad, que es la UNIVERSIDAD; ha enseñado y dictado conferencias en centros de estudio como Freising, Munich, y en “la Sapienza” de Roma. Pese a que recién, fuerzas contrarias a la Iglesia, en nombre de la laicidad y la irracionalidad, buscan que su mensaje de valores no llegue a las aulas universitarias.

    5-El Papa como acto de “misericordia paterna” ha decidido levantar la excomunión a los cuatro obispos ordenados en 1988 por monseñor Marcel Lefevbre, como un “ministerio del Sucesor de Pedro”, y añadió que es “explícito” deber del Pastor “la llamada a la unidad”.

    6- El Santo padre ha sido un gran impulsor del uso del latín y lanzó la publicación del “motu proprio” Summorum Pontificum, sobre el rito extraordinario para asegurar la UNIDAD en la Iglesia; pues considera que en ella “nadie está de más”. También, con el levantamiento de las restricciones para celebrar la misa tridentina, y la celebración de los ritos eclesiásticos en latín, el Papá y la grey Católica desean la UNIDAD perenne en la Iglesia milenaria que fundo Cristo.

    7- En suma, el Papa sueña con una Iglesia UNIDAD, que debe lograr sintetizar en sí misma la unidad interna y el anuncio generoso del Evangelio al mundo. Por eso, su Santidad ha promovido la UNIÓN con Cristo, y de ahí, ha tomando en cuenta el ecumenismo y el diálogo interreligioso, porque considera que “la unidad es ante todo una prerrogativa de Dios, que existiendo en tres Personas y es Uno en una absoluta unidad”, concluyó.

    Lo anterior, nos habla de como Benedicto XVI, se deja ver a través de su obra apostólica, y tendríamos que reproducir todas las acciones de su Pontificado, para admirar aún más su grandeza; y en la imposibilidad de tal cosa, nos concretamos a decir que el Santo Padre da la cara de la verdad -ante la crítica progresista- siempre bajo un signo de Unidad y de agrupación del Cuerpo de la Iglesia en torno a la figura del Pontífice. Y esto confirma la promesa solemne de Cristo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia”.

    Pero hemos de repetir una vez más, el panorama del momento actual de la Iglesia nos impide cantar victoria; debido a los ataques y repudios por parte de grupos exaltados, de energúmenos que viven un mundo que no es el suyo; y que se levantan en contra de la máxima autoridad de la Iglesia católica, pretendiendo en su orgullo descalificar las acciones del Santo Padre; y alzando su inconformidad de acuerdo a su interés, promoviendo la bandera en la que la mentira se levanta y le dice a la verdad: “Yo soy la verdad y tú eres la mentira”.

    La realidad nos dice que la niebla ha sobrevenido llena de críticas acerbas, y se ha hecho tan espesa que a veces no deja ver las cosas claras, ni siquiera en la misma Santa Sede. Sin embargo, ante los hechos condenatorios, la barca de Pedro sigue remando bajo la fuerza del Espíritu Santo; y la Unidad que convoca el Santo Padre prevalece, alumbra como un Faro sólido que se mueve bajo el Don de Dios y cuya luz llega muy lejos, porque alumbra desde muy alto. Y es una luz morigerada que brilla y da Pan de vida intelectual a los gentiles, para evitar naufragios que causen infelicidad al pueblo de Dios.

    En suma, en estos momentos de crisis, es cuando se reconoce la grandeza de Benedicto XVI, quien ha sabido durante su pontificado, interpretar la unidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; y sobre todo, ha logrado combatir con sabiduría la niebla que ha invadido el palacio del Vaticano. Por lo tanto, el Santo Padre- sabe y lo tiene claro – los ataques a su investidura y propiamente a la Santa Madre Iglesia, representan a la niebla, que es por esencia inconsistente y pasajera; y es un signo de la postmodernidad que tarde o temprano doblará la rodilla ante la Iglesia fundada por Cristo, que es el de ayer, y de hoy y de los siglos que vienen.

    * Gustavo Antonio Rangel
    Integrante de la Red de Comunicadores, Diócesis de Teotihuacán
    Parroquia de Sta. María. Ozumbilla

  23. Roberto Galicia Hernández
    marzo 21, 2009 at 1:22 pm

    Es denigrante manchar la imagen del Santo Padre…

  24. Gustavo Antonio Rangel
    marzo 21, 2009 at 1:28 pm

    Benedicto XVI ante la critica progresista

    Por Gustavo Antonio Rangel

    Las acusaciones “gratuitas” que lanzan sectores progresistas contra la investidura del Sucesor de Pedro, nos lleva a reflexionar el por qué se empeñan en el descrédito de la autoridad pontificia; y al mismo tiempo, invita para aclarar sus inquietudes.

    ” Rezad por mí, con el fin de que no me amedrente, por miedo, ante los lobos “. Benedicto XVI.

    Diócesis de Teotihuacán, México.- Desde que el S.S. Benedicto XVI, fue electo Sumo Pontífice el 19 de abril de 2005, asumió el triple encargo de gobernar, adoctrinar y santificar a la grey de Jesucristo, bajo el lema “humilde trabajador de la viña del señor”; lo cual ha incomodado a ciertos grupos mal intencionados que continuamente “a vuelo de pájaro” ponen en tela de juicio su resplandeciente gestión pastoral, capacidad, virtud y lucida energía que desarrolla en lo cultural, espiritual y litúrgico.

    Muchos hijos que pretenden ser – y se llaman progresistas -, han desencadenado una constante cantidad de acusaciones “gratuitas” contra la investidura del Santo Padre, tan sólo porque -desde el inicio de su reinado- confió su servicio pastoral ininterrumpido e inquebrantable a la enseñanza de la VERDAD. Y esto les duele hasta “el tuétano”; motivo por el cual han exaltando con más fuerza la bandera del pragmatismo, nihilismo, relativismo, cientifismo, modernismo y postmodernismo.

    Muchos de ellos, que “salieron de entre nosotros, pero que no son de los nuestros”, parecen experimentar un vivo placer bajo una efervescencia de crítica violenta, que busca anonadar todas las acciones posibles del Sucesor de Pedro. Las condenaciones van por lo que dice, por lo que deja de decir, por lo que hace, por lo que no hace, por el modo como lo hace y por el modo como no lo hace, y si algo significa ello no puede ser sino un continuo lanzamiento de criticas acerbas, sin una gota de amor, ni respeto por el Sumo Pontífice.

    Lo anterior llevo a plantear la siguiente pregunta de los especialistas: ¿por qué se le combate tanto al Santo Padre?, y la respuesta de semejantes reproches son porque “se han cometido graves errores por parte de algunas instancias de la Santa Sede, lo cual ha sido ocasión para provocar una avalancha de agresiones, hiriendo de forma grosera la dignidad del papado y a la persona misma de Benedicto XVI”, respondió, Joaquín Alliende, presidente Internacional de la A.I.N, asociación caritativa católica de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

    No obstante, en medio de “la niebla”, la personalidad de Benedicto XVI, se sobrepone, y por extraño que pueda parecer resulta un peligro latente para las fuerzas contrarias a la Iglesia, que a decir de ellos, el Santo Padre y nadie más tiene la culpa de todo cuanto padecemos en la Iglesia. Y más aún, se considera peligrosa la figura del Vicario de Cristo, ya que ha cometido la audacia de condenar constante y categóricamente los graves problemas que afectan al ser humano de todo el mundo.

    Por esta última razón, el Jefe de la Iglesia Católica -por cuatro años-; ha ganado condenaciones de los sectores más radicales, a tales extremos, que los verdaderos cristianos “que por supuesto, son ellos” se ven obligados y no ven otra salida más que juzgar-criticar a su Santidad. Sin embargo, estas mismas personas que desean verlo callado, arrinconado y escondido en la Santa Sede, olvidan la divina promesa de Cristo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia” …y he aquí que “los poderes del infierno” no prevalecerán contra la Iglesia, porque ella está fundada en piedra…¡Vaya gruesas palabras para ellos; solemne profecía para nosotros!.

    *****

    La Iglesia que fundo Cristo es verdadera en sí mima e indefectible, no obstante de fallas humanas que puedan tener sus miembros. Y si examinamos que es integrada y dirigida por hombres, está expuesta incesantemente a deformación y corrupción. Por eso, los Papas, en todas las épocas, han tenido que enfrentar a problemas de diferentes modalidades, pero con el mismo fondo: codicia, lujuria, difamación y soberbia, que se traduce en ataques sinuosos a la Divinidad de Cristo y a sus miembros que lo representan.

    Sí revisamos cada una de las épocas de la Iglesia, nos topamos que volvemos siempre a dar en lo mismo: El Papa sufrió agravio y persecución, tal que algunos discípulos de la “Iglesia Primitiva” mejor predicaron en las catacumbas antes de gozar de la libertad otorgada por Constantino el Grande, cuando promulgó en 313, el Edicto de Milán. Y por esta situación, hubo tanto fervor que uno de los problemas al que enfrentó la Santa Madre Iglesia, es la rebelión hecha por alguno de sus hijos que se separaron de ella, argumentando fallas de la cabeza, que han “corrompido” al Cristianismo.

    Pero esta posición en contra de la figura del Papa -a lo largo de los siglos-, contiene afirmaciones gravísimas, como aberrantes, y ha sido un mar de críticas con profundidad de un milímetro. Así lo vemos con la separación de las Iglesias Orientales de Roma, promovidas por Focio; también, durante la liviandad e inmoralidad del Renacimiento, cuando Martín Lutero se rebeló contra el Papa León X; y los que le siguieron por el mismo camino torcido, abandonando a la verdadera Iglesia de Cristo.

    Es bien sabido que desde la Edad Media, se dieron muchos casos para producir desconcierto en la gente y su relación con la autoridad pontificia, que se prolongo hasta la Edad Moderna, ya que se sostuvo la tesis de que todo Papa que llegaba a la silla de Pedro, era ilegitimo, hereje, cismático y que en consecuencia, la Iglesia estaba acéfala, sin timón y sin rumbo fijo. Pues bien, cómo estaría la cosa que -los enemigos progresistas- durante el llamado “Cisma de Occidente” buscaron que la Iglesia cayera en confusión, aceptando hasta tres Papas que peleaban entre sí, con tal de llegar al Solio de San Pedro.

    Estudios serios han explicado que los ataques al Santo Padre, representa la codicia -disfrazada en plaga- y tuvo como objetivo, manchar la legalidad del Sumo Pontífice: primero minimizarlo y después, decapitar la cabeza del Cuerpo de la Iglesia. Pero hemos de decir que volvió a caminar gracias a la Divina Providencia y sobre todo por la promesa de Cristo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia”. Esto confirma que pese a trifulca en contra del sucesor de Pedro, el cuerpo siempre ha respetado la figura del Sumo Pontífice.

    Ahora bien, la Iglesia tiene plena conciencia de haber logrado mantener la unidad en torno a su Cabeza, por eso “los poderes del infierno” no han prevalecido-. Salvo excepciones a lo largo de los siglos que no progresaron, y más bien, fungieron más como “poda” que de daño. Tal es el caso que data allá por los ochentas del siglo pasado, cuando Mons. Marcel Lefebvre +, actuó con acciones intransigentes, creando una comunidad cismática que deformaron la lealtad al Vicario de Cristo.

    A la luz de lo anterior, recientemente se dio el caso de Mons. Richard Williamson, uno de los discípulos de la Fraternidad San Pío X, quien también, es integrante del mismo grupo de Lefebvre-; y causó “dolor de cabeza” a la Iglesia Católica, con pronunciamientos inapropiados que sacudieron y confrontaron las acciones del Santo Padre con la Comunidad Internacional. Por tal motivo, se confirma el -adagio teológico- que dice de todos los Papas: “durante su pontificado, en menor o mayor grado han vivido tiempos sumamente difíciles” y han combatido debilidades y bajezas, que han salpicado la divinidad de Cristo.

    *****

    Benedicto XVI, como actual Sumo Pontífice, pese a las dificultades e incertidumbres del mundo; siempre pide a los inconformes: obediencia y disciplinarse sobre los fundamentos naturales que la Iglesia sólo interpreta y mantiene; refiriéndose al campo doctrinal y moral, el respeto a la vida y dignidad humana, el desenfreno sexual que arrolla la castidad conyugal, el divorcio, la protección a los jóvenes y la Familia; así como, la promoción por la paz, que son -al fin y al cabo- basamentos de los derechos de Dios y de la Santa Madre Iglesia Católica.

    Entonces, ¿cómo es posible que sus detractores se empeñan en el descrédito de la autoridad Pontificia?…¿cómo es posible que los sectores progresistas señalen al Santo Padre y le pongan “etiqueta negativa” que lo mantiene encumbrado como ortodoxo que atenta contra la modernidad?…¿cómo es posible que los “neopaganos” soliciten a Benedicto XVI, permita el quebranto sobre sexualidad, matrimonio, aborto, eutanasia, disfunción familiar, celibato eclesiástico, sacerdocio femenino y otras calamidades de la postmodernidad?.

    Lo anterior es fuerte y deja mucho que desear; sin embargo, para el Papa, no hay nada mejor que salvaguardar el bien común en tres órdenes: Dios, el hombre y el mundo, según lo dicta la doctrina apostólica. Por eso, el domingo 22 de febrero de 2009, el Santo Padre ha pedido a la Grey “que lo acompañéis con vuestras oraciones a fin de que pueda cumplir fielmente la elevada misión que la Providencia divina le ha encomendado como Sucesor del apóstol San Pedro”.

    Y en respuesta, el cuerpo de Cristo de los cinco continentes le ha manifestado su más profunda adhesión y comunión eclesial, recordándole que “la grandeza de Dios brilla más en la pequeñez del hombre; o bien, para decirlo con frase rotunda de San Pablo, “la omnipotencia del Cielo, en la debilidad del hombre se perfecciona”. ( 2 Cor. 12, 9). Por citar un ejemplo, tenemos la hermosa carta que le envió Mons. Demetrio Fernández, obispo de Tarazona, en la cual resalta los errores de “los enemigos de la Iglesia que aprovechan todas las oportunidades para atacar al Papa”.

    Al mismo tiempo, el Emmo. Demetrio Fernández, reprendió a los hijos de la Iglesia que se hacen “gallitos”, oponiéndose a la autoridad pontificia. Además, fue contundente al señalar que “el Papa es el vicario de Cristo en la tierra, es el dulce Cristo en la tierra. El Papa constituye el signo de unidad de todos los discípulos de Cristo. Él sirve a la Iglesia proponiendo la verdad del Evangelio con la autoridad recibida de Cristo. Él gobierna la Iglesia con la misión de reunirnos a todos en la unidad querida por Cristo. El nos santifica con la gracia de Cristo. Él es como el padre de una gran familia, que merece el respeto y el cariño de todos sus hijos”, concluyó.

    Por eso, tenemos que Cristo escogió para que continuara su obra a S.S. Benedicto XVI; y él – en respuesta – ha sabido mantener a la Iglesia en los cauces de la Verdad y de la moral; meritos que aprendió en su infancia y adolescencia. El Santo Padre en varias ocasiones ha recordado que en el seno de la familia y en la guerra, forjo los cimientos que le ayudaron a descubrir la belleza y la fe en Cristo y los ha llevado con orgullo, siempre y a todas partes; buscando con ello, que nada impidiera reavivar su deseo de ser soldado del señor y colaborador de la verdad.

    Y congruente con este criterio, la misión vivificante del Santo Padre, descansa en su autoridad moral que ha crecido al grado de que su voz se escucha con más fuerza, convirtiéndolo en un líder espiritual de talla mundial; su acción pastoral sobresale por ser culto, educado, de ideas claras y firmes; rico en valores, de gran coherencia, de Fe firme, de esperanza cierta y caridad activa; además está preocupado por rescatar las raíces civiles, cristianas, y la pobreza espiritual que aflige al corazón del hombre contemporáneo y a su debilitamiento de lo ideales humanos y espirituales.

    Por ello, a Joseph Ratzinger se le recuerda -desde el año de 1982- cuando tuvo que cumplir delicados encargos de la Curia Romana, entre ellos, el de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; y ahora, como Sucesor de Pedro, llevado su pontificado a lo más alto con acciones que vislumbran a la Iglesia para que siga siendo UNA en torno a su cabeza y visible para el pueblo de Dios. Y sólo por no pasar por alto lo que se ha dicho, mencionamos siete razonamientos importantes de la acción pastoral del Vicario de Cristo:

    1- Benedicto XVI, ha hecho valer en todo momento la aceptación del Concilio Vaticano II, y en particular la Declaración “Nostra Aetate” sobre las relaciones con el judaísmo y con las relaciones no cristianas.

    2- El Santo Padre ha señalado en diferentes foros que en la Iglesia católica no hay espacio ni para el antisemitismo ni para la negación del Holocausto. Y ha expresado su solidaridad con el pueblo hebreo, diciendo que “la Shoah sea para todos advertencia contra el olvido, contra la negación o el reduccionismo”.

    3- Benedicto XVI se ha referido a la crisis de la Familia, como una de las preocupaciones más grandes de la Iglesia, y exhorta a los sacerdotes a ser “heraldos” de la indisolubilidad del matrimonio, tratando con afecto a todos, también a los divorciados vueltos a casar. “El punto de partida es para ayudar a los cónyuges a descubrir la realidad natural del matrimonio y su importancia en el plano de la salvación”, puntualizó.

    4- El Vicario de Cristo, es un maestro e investigador del imperio de la verdad, que es la UNIVERSIDAD; ha enseñado y dictado conferencias en centros de estudio como Freising, Munich, y en “la Sapienza” de Roma. Pese a que recién, fuerzas contrarias a la Iglesia, en nombre de la laicidad y la irracionalidad, buscan que su mensaje de valores no llegue a las aulas universitarias.

    5-El Papa como acto de “misericordia paterna” ha decidido levantar la excomunión a los cuatro obispos ordenados en 1988 por monseñor Marcel Lefevbre, como un “ministerio del Sucesor de Pedro”, y añadió que es “explícito” deber del Pastor “la llamada a la unidad”.

    6- El Santo padre ha sido un gran impulsor del uso del latín y lanzó la publicación del “motu proprio” Summorum Pontificum, sobre el rito extraordinario para asegurar la UNIDAD en la Iglesia; pues considera que en ella “nadie está de más”. También, con el levantamiento de las restricciones para celebrar la misa tridentina, y la celebración de los ritos eclesiásticos en latín, el Papá y la grey Católica desean la UNIDAD perenne en la Iglesia milenaria que fundo Cristo.

    7- En suma, el Papa sueña con una Iglesia UNIDAD, que debe lograr sintetizar en sí misma la unidad interna y el anuncio generoso del Evangelio al mundo. Por eso, su Santidad ha promovido la UNIÓN con Cristo, y de ahí, ha tomando en cuenta el ecumenismo y el diálogo interreligioso, porque considera que “la unidad es ante todo una prerrogativa de Dios, que existiendo en tres Personas y es Uno en una absoluta unidad”, concluyó.

    Lo anterior, nos habla de como Benedicto XVI, se deja ver a través de su obra apostólica, y tendríamos que reproducir todas las acciones de su Pontificado, para admirar aún más su grandeza; y en la imposibilidad de tal cosa, nos concretamos a decir que el Santo Padre da la cara de la verdad -ante la crítica progresista- siempre bajo un signo de Unidad y de agrupación del Cuerpo de la Iglesia en torno a la figura del Pontífice. Y esto confirma la promesa solemne de Cristo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia”.

    Pero hemos de repetir una vez más, el panorama del momento actual de la Iglesia nos impide cantar victoria; debido a los ataques y repudios por parte de grupos exaltados, de energúmenos que viven un mundo que no es el suyo; y que se levantan en contra de la máxima autoridad de la Iglesia católica, pretendiendo en su orgullo descalificar las acciones del Santo Padre; y alzando su inconformidad de acuerdo a su interés, promoviendo la bandera en la que la mentira se levanta y le dice a la verdad: “Yo soy la verdad y tú eres la mentira”.

    La realidad nos dice que la niebla ha sobrevenido llena de críticas acerbas, y se ha hecho tan espesa que a veces no deja ver las cosas claras, ni siquiera en la misma Santa Sede. Sin embargo, ante los hechos condenatorios, la barca de Pedro sigue remando bajo la fuerza del Espíritu Santo; y la Unidad que convoca el Santo Padre prevalece, alumbra como un Faro sólido que se mueve bajo el Don de Dios y cuya luz llega muy lejos, porque alumbra desde muy alto. Y es una luz morigerada que brilla y da Pan de vida intelectual a los gentiles, para evitar naufragios que causen infelicidad al pueblo de Dios.

    En suma, en estos momentos de crisis, es cuando se reconoce la grandeza de Benedicto XVI, quien ha sabido durante su pontificado, interpretar la unidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; y sobre todo, ha logrado combatir con sabiduría la niebla que ha invadido el palacio del Vaticano. Por lo tanto, el Santo Padre- sabe y lo tiene claro – los ataques a su investidura y propiamente a la Santa Madre Iglesia, representan a la niebla, que es por esencia inconsistente y pasajera; y es un signo de la postmodernidad que tarde o temprano doblará la rodilla ante la Iglesia fundada por Cristo, que es el de ayer, y de hoy y de los siglos que vienen.

    * Gustavo Antonio Rangel
    Integrante de la Red de Comunicadores, Diócesis de Teotihuacán
    Parroquia de Sta. María. Ozumbilla

  25. Randy Gamizo Ortega
    marzo 21, 2009 at 1:31 pm

    Nuestra adhesion al Santo Padre y respeto a su investidura…SLAUDOS.

  26. VIRGILIus
    marzo 21, 2009 at 4:09 pm

    El Papa ha lanzado dos iniciativas, el SUMMORUM PONTIFICUM Y EL MOTU PROPIO. Pero muchos
    prelados no se dan por aludidos y ponen enormes trabas para esta Santa Misa Tradicional. Hay
    que apoyarlo en todo.

  27. grecomelkitas católicos
    mayo 11, 2009 at 9:50 pm

    Nunca había estado tan cerca de un Papa. Ayer, en la catedral greco-católica de Amman, tuve la suerte de estar a medio metro. Estuve tentado de tocarle la capa pluvial con la que iba revestido, pero no me atreví. La gente a mi lado chillaba eufórica. Y a mí no me salían las palabras. Simplemente, le quedé mirando. Supongo que con cara de tonto. Pero sentí un subidón de emoción. Casi podía rozar a Pedro, que se paró a acariciar a un obispo en silla de ruedas. Me pareció tan frágil…Con su sonrisa sempiterna y su dulce voz. Mientras, los guardaespaldas se empleaban a fondo para contener a la gente, que quería tocar al Papa Benedicto XVI.

    De hecho, mucha gente tocaba su capa (hace pensar en el episodio evangélico, en el que Jesús, metido entre la multitud, pregunta quién le ha tocado), para después besarse la mano y santiguarse. Tocar a Pedro, besar a Pedro. Porque, aquí, la gente adora a Pedro. Lo decía, emocionado, en medio de las vísperas, el patriarca armenio: “Santidad, le queremos”.

    No sabría calcular cuanto tiempo estuve a medio metro de Su Santidad. Quizás una docena de segundos. Porque los guardaespaldas se lo llevaron casi en volandas. De cerca, el Papa es menudo, muy poca cosa y transmite una sensación de dulzura inmensa y de fragilidad suma. Pero, al mismo tiempo, de fortaleza. Uno ve en él al icono. Está más delgado de lo que aparenta por la tele. Y en su cara, hay manchas de vejez. Sobre todo, una, grande, en el pómulo izquierdo. El recuerdo de haber estado a su lado lo conservaré siempre. Se siente algo muy especial allá dentro.

    Además, previamente, tuve la suerte de estar durante toda la ceremonia a menos de cuatro metros. Y la ceremonia fue larga. Duró más de dos horas. Y ese privilegio se lo debo al padre Carlos Khalil, el párroco católico de Nuestra Señora de Nazaret de Amman y presidente de Mensajeros de la Paz en Jordania. Un cura que aquí, lo puede todo y lo controla todo. Sólo él pudo colocarme allí, en tercera fila. En primera, los cardenales de la zona: Delly de Irak, Sfeir de Beirut. Y los Patriarcas de todos los ritos. Que son muchos. En segunda fila, más patriarcas, el custodio de Tierra Santa y el ministro general de los franciscanos, padre Carballo. Y justo por detrás del franciscano, me colocó el Padre Carlos. Un sitio de privilegio, que siempre le agradeceré. Era el único periodista entre tantos clérigos de alto rango. Con mi cuaderno azul y mi cámara de fotos. Sin perder detalle, apuntándolo todo y observando de cerca los preparativos y el desarrollo de una ceremonia de estas características. Vísperas con el Papa.

    Tanquetas y soldados con ametralladoras

    Las medidas de seguridad son ostensibles. Tanquetas con ametralladoras en las encrucijadas, soldados cada cien metros, policía secreta con pinganillos, policías con chalecos antibalas apostados en todos los tejados que rodean a la catedral greco-católica de Amman. Boinas verdes y boinas moradas con pistolas al cinto, ametralladoras en bandolera y chalecos antibala. Quise hacer una foto a una tanqueta y me saltaron encima. Sin consecuencias, porque los paró el Padre Carlos.

    Y muchos controles, antes de llegar al templo. Por lo menos, seis. Y minuciosos. Aquí, no se andan con chiquitas. Pero el Padre Carlos es una autoridad y le conoce todo el mundo. Un perfecto salvoconducto.

    En el recorrido, una ciudad que no huele a pobre. Casas de cuatro o cinco alturas bien hechas, aceras preparadas y muchos árboles: cipreses, palmeras y olivos por todas partes. No parece una ciudad pobre, aunque todavía no he visitado los barrios más periféricos. Más aún, una ciudad en pleno crecimiento. Con grandes avenidas, imponentes rascacielos, exquisitos hoteles y grúas. Grúas por todas partes, signo inequívoco de despegue económico.

    De mano del Padre Carlos llegué a la catedral con bastante antelación. Casi dos horas. Para ver las entretelas. La catedral ya está llena y adornada con banderas. Es un templo pequeño y moderno. Los grecocatólicos son aquí unos 20.000. Aparte de los simples fieles, todo tipo de hábitos de monjas. Entre los frailes, predomina el negro, pero también luce el marrón de los franciscanos. El coro se prepara y calienta motores con bellas canciones bizantinas, que, más tarde, nos brindarán en todo su esplendor. Que no es poco.

    Entra Marini, el ceremoniero del Papa. Acompañado de sus otros dos compañeros, cuyos nombres no conozco: uno calvo y el otro, de pelo blanco y rizado. Marini es todavía más delgado de lo que parece en la tele. Entre los tres lo preparan y lo supervisan todo, con la anuencia de los grecocatólicos, que para eso están en su catedral. Colocan una y otra vez el micro. Marini, para probar la altura, se sienta incluso en el trono del Papa, de madera labrada. Todo supervisado, mira el reloj. El Papa se retrasa. Tenía que entrar en el templo a las cinco y son ya las cinco y veinte.

    Los patriarcas y los arzobispos aprovechan para hacer fotos. El arzobispo de Alepo, monseñor Sadahh, posa con el cardenal Sfeir. Otros, echan cabezadas. Es la hora propicia, arrullados por la música de fondo de la preciosa salmodia bizantina.

    Por fin, tras una larga espera, llega el Papa. Y se arma un gran revuelo, con vivas y aplausos apasionados. Es el delirio. Muchos gritos e, incluso, silbidos. El Papa saluda y camina con su paso menudo. Se le nota más cansado que esta mañana en el Monte Nebo. Pero, a lo largo de la emotiva ceremonia, se va recuperando. Ganado por la emoción y por el caudal de cariño que esta gente le muestra abierta y sencillamente. Con la naturalidad de unos hijos con su padre anciano.

    Y comienzan las Vísperas, que van a durar más de dos horas. Vísperas solemnes, pero demasiado largas. ¡Pobre Papa! Debería estar prohibido que las ceremonias y los actos durasen más de una hora. Tan largas son insufribles, sobre todo para un hombre de 82 años.
    El primero en salir al presbiterio es el patriarca armenio. Con un discurso encendido, en el que apostó por “el derecho de los palestinos a tener una patria” y concluyó lanzando vivas emocionados a Su Santidad. Y, sin coartarse en absoluto, le dijo a pleno pulmón: “Santidad, os queremos a rabiar”. Y se echó en los brazos del Papa, que comenzó a emocionarse.

    Siguen las vísperas con las ofrendas: iconos, cálices, mosaicos. Y los himnos. Bellísima salmodia de rito bizantino. A voces. Con toques árabes desgarrados. Y muchas velas. Y el incensario con cascabeles. Himnos a dúo entre un hombre y una mujer.
    Después pasean el leccionario de oro, precedido por la cruz y las velas. La gente, a su paso, lo toca y se santigua. Mientras, los secretas, con sus pinganillos, siguen peinando la catedral. No se les escapa nada.

    En medio de la ceremonia, el discurso del Papa en inglés. No entiendo ni papa. A muchos otros les debe pasar lo mismo, porque desconectan. Son muchos los que, a mi alrededor, dan cabezadas. Atentos, en cambio, al otro lado del presbiterio, el séquito papal: Bertone, Foley, Sandri, Tauran y Kasper. Y el omnipresente secretario papal, que también aquí levante pasiones.

    Aplausos al discurso del Papa y, de nuevo, otra tanda de himnos y cánticos. Son tan bellos como los de antes, pero ya se está haciendo pesada la ceremonia. Que, por fin, concluye. Y de nuevo, es el delirio. Parece que la catedral se va a venir abajo de lo que resuenan los gritos, los vivas y los aplausos. El Papa se levanta de su solio. Y el Padre Carlos me dice que lo siga y me coloca al lado de un obispo con silla de ruedas. Sabía que allí se pararía el Papa. Y así fue. Y, gracias a eso, tuve al Papa al lado. Por unos instantes. Pero me supieron a gloria bendita.

  28. Galadriel
    agosto 24, 2009 at 11:28 am

    quien es “el papa”? un humano como todos, con errores y aciertos, dejen de glorificarlo tanto por favor!

    y lei en uno de los post que “oran para que los paganos herejes y no creyentes se conviertan” … un favor… dejen de hacerlo ya que nosotros no lo hemos pedido, ustedes sigan disfrutando de su religion y dejennos a nosotros en la nuestra, que no vamos a evangelizarlos en nuestra fe verdad?

    el vaticano es un batidillo, un mugrero de intrigas… Dios estara avergonzado de ser representado en esta tierra por gente tan sucia y mala!! mejor oren por que su iglesia se purifique y regrese al viejo sendero que Jesus adoctrino.

  29. Abel
    agosto 24, 2009 at 3:15 pm

    Un nuevo libro, en el camino de convertirse en una bomba, acaba de ser publicado sin mucho aviso. Obispo Mario Oliveri, Obispo de Albenga y Imperia (un amigo de los tradicionalistas) escribió el delantero, mientras que el Secretario de la Congregación del Culto Divino, monseñor Albert Malcolm Ranjith, hizo la introducción. El autor, de 85-años, mons. Brunero Gherardini, es considerado el último gran teólogo de la escuela romana. El libro, el Concilio Vaticano II: Un debate Abierto, fue publicado por Casa Editrice Mariana, que está conectado con los Franciscanos de la Inmaculada, un rápido crecimiento y altamente estimado orden religioso de ambos ritos, en Italia. El libro, a punto de publicarse También en Inglés, presuntamente llegó a el escritorio del Papa. Las primeras páginas son un análisis del valor real del Concilio Vaticano II, de lo que dijo el Consejo de sí mismo, y afirma que el Consejo nunca reclamaba para sí la infalibilidad de que gozan anteriores concilios ecuménicos. Los documentos del Concilio Vaticano II, no pueden considerarse absolutamente dogmáticos, ya que carecen de la debida forma a una definición dogmática. “No hay error sobre el carácter pastoral del Concilio”, escribe Gherardini, “Esa fue la intencion.” De ello se deduce que todas sus enseñanzas no pueden considerarse infalibles y vinculante. Esto es verdad sobre el ecumenismo, la colegialidad, la libertad religiosa y la compleja cuestión de substiti in.
    Hasta el punto es la descripción del clima en las postrimerías del Consejo, cuando el modernismo ya se respiraba en todas partes y la conciencia sería sacada de la influencia de la Santa Sede, de la filosofía, la teología escolástica, de “Denzinger,” y de la historia misma.
    La peor contaminación, de acuerdo con Gherardini, vino del ecumenismo de que fue “equivocado, en busca de lo que une, en lugar de lo que los divide … Entramos en un nuevo espíritu de adaptación de la conciliación, la renuncia, cuidadoso de las condiciones previas de otras personas, casi como si cree que, tal vez sin admitirlo, que la verdad estaba en el otro lado. En caso de que alguien me pregunta si el modernismo era en última instancia, deja en la trama misma de los documentos del Consejo a tal punto que los Padres se fueron infectados por ella, mi respuesta sería sí y no.
    No, porque el espíritu sobrenatural no es del todo ausente del Concilio gracias a su profesión abierta de la fe en la Trinidad, la Encarnación, la redención universal de la Palabra, junto con su profunda convicción acerca de la vocación universal a la santidad, de su aceptación y la fe en el efecto santificante de los sacramentos, su relación particularmente alta de la función litúrgica y la adoración eucarística, la santificación de la Iglesia y una devoción alimentada teológicamente a María. Mi respuesta es sí, porque las ideas modernistas todavía se pueden encontrar en varios documentos del Consejo, especialmente en la Gaudium et Spes, y aun destacando algunos padres conciliares se mostraban simpatizantes a los modernistas viejos y nuevos. Ellos querían tener una iglesia en una peregrinación hacia la Verdad, como cualquier otro peregrino, un amigo y aliado de todos los investigadores de otros, apoyando incluso en el campo de los estudios sagrados, la misma metodología crítica aplicables a todas las otras ciencias. En resumen, su iglesia iba a ser una especie de laboratorio de investigación en lugar de un dispensador de verdades desde lo mas alto “.
    El libro termina pidiendo al Santo Padre para “aclarar definitivamente todos los aspectos y contenidos del último Consejo. Tal reparare omnia (reparación de todo) se podría lograr a través de un documento papal grande, que pasaría a la historia como un signo y un testimonio del vigilante y responsable ejercicio de su ministerio y el Sucesor de Pedro “.

    De la revista “Latin Mass Magazine”, traduccion usando Google.

  30. octubre 5, 2009 at 9:08 pm

    Caríssimos,

    Gostaria de parabenizá-los pelo blog!

    Rezemos pelo sumo pontíficie!

    Pax et bonvs.

    Jefferson Nóbrega
    Brasil
    http://praelio.blogspot.com/

  31. CARLA
    abril 4, 2010 at 10:44 am

    Fuerza, apoyo y mi cariño mas grande al Santo Padre Benedicto XVI! Le expreso mi agradecimiento por este pontificado perfecto que esta realizando y frente a las “habladuras del momento” creo que esta perfecta la actitud seria que esta tomando, y decirle que la gente que lo quiere bien y lo sigue, no cree ni creyo jamas, en las calumnias actuales, que solo buscan ensuciarlo a el como Papa, cosa que jamas lograran y a la Iglesia como institucion, la cual el ama y cuida tanto.
    Gracias Santo Padre por representarnos y por tu miselicordia e inteligencia que no tienen limites!

    Felices Pascuas a todos!!

  32. Rodolfo Plata
    octubre 6, 2011 at 6:42 pm

    NO SOMOS JUDIOS. ABANDONAR LA RELIGIÓN JUDEO CRISTINA, ES RECUPERAR LA SENSATES. La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideia griega (cultivo de sí). Que tenía como propósito educar a la juventud en la “virtud” (desarrollo de la espiritualidad mediante la práctica continua de ejercicios espirituales, a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma, para alcanzar la trascendencia humana) y la “sabiduría” (cuidado de la verdad, mediante el estudio de la filosofía, la física y la política, a efecto de alcanzar la sociedad perfecta). El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo, ilustra lo que es la trascendencia humana y como alcanzarla. Y por su autentico valor propedéutico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar los fines últimos de la paideia griega siguiendo a Cristo. Meta que no se ha logrado debido a que la letrina moral del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ El reto actual, es formular un cristianismo laico que se pueda vivir y practicar, no en y desde lo religioso y lo sagrado, sino en y desde el humanismo, la pluralidad y el sincretismo, a fin de afrontar con éxito los retos de la modernidad. Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo (cristianismo grecorromano), separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su religión basura que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela.
    http://es.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DE-LAS-RAICES-CRISTIANAS-DE-EUROPA-LAICA

Deja un comentario